Guía del Audífono
Publicado por: guiadelaudifono
Etiquetas:
0 visitas


Guía del Audífono
La historia del audífono viene marcada por una evolución constante desde principios del siglo XX
. Si algo destaca hoy en día, además de los avances tecnológicos, es la capacidad para fabricar un dispositivo de tan reducidas dimensiones que pasa desapercibido como un audífono invisible. Pues bien, en su origen era todo lo contrario: todo el mundo sabía quién necesitaba un audífono para poder oir con normalidad .

Al principio eran audífonos muy pesados y no se podían llevar . Es decir, no eran portátiles. Constaban de varias partes formadas por un micrófono separado del dispositvo, un amplificador, auriculares y una batería enorme. Sobre la mesa funcionaba perfectamente pero si se ponía en otro lugar...era un problema.

A pesar de las escandalosas dimensiones de la batería su autonomía apenas llegaba a las dos horas . Y, por si eso fuera poco, sólo las personas acaudaladas podían adquirir dichos audífonos.

A partir del año 1902 los audífonos consiguieron hacerse más ligeros. Pero tampoco era para tirar cohetes . Es cierto que podían ahorrar más energía y que eran de un tamaño más reducido que sí permitía su portabilidad. Mejoró el funcionamiento, pero la autonomía dejaba mucho que desear aún.

El amplificador y las baterías se llevaban alrededor del cuello y el micro se debía sostener en la mano. Sólo así el usuario del audífono podía escuchar correctamente. Como veis, discretos no eran.

A esto hay que añadir que cuando la pérdida auditiva era mayor, el tamaño variaba también a mayor. Una persona con pérdida auditiva profunda tenía un dispositivo mucho mayor que una persona con pérdidas leves . Al menos, en el tamaño del micrófono.

¿Qué te parece que los audífonos en su origen fueran de mesa? Te seguiremos contando más sobre su evolución en próximos posts.