Publicado por: guiadelaudifono
Etiquetas:
0 visitas


Guía del Audífono

Ahora que parece que el frío se va instalando poco a poco en el día a día, el audífono requiere un especial cuidado para que los contrastes y las bajas temperaturas no hagan mella en su funcionalidad.

Aunque ya están preparados para que puedan aguantar estas vicisitudes, los audífonos requieren también una atención en las estaciones con unas temperaturas extremas tanto al alza como a la baja.

Procura evitar los contrastes altos de temperatura . Si estás en el interior de un local, una casa, con una calefacción funcionando a gran rendimiento y luego sales al exterior trata de proteger un poco tus audífonos con una bufanda, pañuelo o similar. No significa que si no lo haces se vayan a estropear, sino que así evitas cambios bruscos que podrían afectarle poco a poco.

Es también importante que cuando llegue el frío no dejes tus audífonos a la intemperie . Por ejemplo, al salir a una terraza que te los retires y los dejes en una mesa por una cuestión puntual. Olvidártelos en este tipo de estaciones es un sinónimo de que ya no sólo las altas temperaturas pueden hacerles daño sino que no tienen el abrigo del canal auditivo y la humedad puede penetrar en el interior del dispositivo.

Para las pilas, tanto el calor extremo como el frío son enemigos irreconciliables . La descarga de una pila por frío no es una quimera, y si no que se lo pregunten a tantos coches que en las heladas no han podido arrancarse. Por eso es conveniente que por la noche se retiren las pilas del audífono y se guarden en el cajón. Esto no es por el frío sino porque se recomienda airear el espacio donde éstas se encuentran. Pero también, cuando la calefacción no salta por la noche, es una manera de prevenir.

Estamos seguros de que algunas circunstancias que te hemos explicado pueden resultarte algo curiosas e increíbles pero no es menos cierto que lo único que pretendemos es que cuides de tus audífonos en estaciones tan complicadas como las de otoño e invierno.