Guía del Audífono
En cumplimiento del Real Decreto 463/ 2020 aprobado por el Gobierno debido por el COVID-19, os informamos de las medidas llevadas a cabo por Guía del Audífono
Publicado por: guiadelaudifono
Etiquetas:
0 visitas


Guía del Audífono

Aunque hemos tratado en este blog de cómo limpiar los audífonos de forma efectiva y sencilla, ahora lo que queremos es que sepas cuáles son los principales cuidados que debes tener con ellos de forma general .

Es una pequeña lista que resume perfectamente los cuidados que debes de tener para prolongar durabilidad de tu dispositivo para la audición. Comenzamos:

  • En primer lugar debes habituarte a la limpieza nocturna . No te vamos a decir cómo porque ya le dedicamos otro post a cómo hacerlo, pero es importante que lo tomes como una rutina.
  • Otra de las cosas que debes tener en cuenta por las noches es retirar las pilas o dejar el compartimento abierto . Así prolongas durabilidad y ventilas el interior de un compartimento que suele acumular mucha energía y humedad.
  • Es imprescindible coger el hábito de retirarse el audífono a la hora de ir al baño, de afeitarse (en el caso de los hombres) o cualquier actividad que implique estar en contacto con el agua. A la hora de aplicar laca, gomina o colonia también conviene retirarlo.
  • Mantener seco el dispositivo es esencial cuando haya exceso de sudor por deporte o simplemente por tener un ambiente demasiado cargado. No aplicar calor de secador o de otras fuentes externas, trata de secarlo con un trapo o utilizar un deshumidificador.
  • Cuando se vaya a retirar el audífono es mejor haberlo apagado con anterioridad , así se evitan pitidos innecesarios. Tener en cuenta esto va ahorrar muchos sustos para las personas que estén utilizando los audífonos en sus primeros días.
  • Nunca, jamás, se debe tratar de reparar un audífono . Para eso existen profesionales que pueden ayudar porque de otra forma pueden producirse averías irreparables por una mala praxis.

Finalmente otro aspecto importante a tener en cuenta es que no deben estar expuestos a fuentes de calor o frío extremo , además de que no se humedezcan como hemos comentado anteriormente. Y, además, alejarlos de niños o mascotas por tener cierto 'peligro'.